INSOMNIO

Es muy frecuente que nuestras preocupaciones mentales se manifiesten indirectamente a través de síntomas físicos como el insomnio, el cual puede darse como una dificultad para conciliar el sueño o como una dificultad para mantenerlo durante la noche.

El insomnio puede darse por una preocupación concreta que no conseguimos quitarnos de la cabeza, por tener malos hábitos a la hora de dormir, por estar estresado, como consecuencia de otro problema de índole psicológica, como consecuencia de cambios recientes, etc.

Dormir y descansar está directamente relacionado con la salud y cuando por algún motivo tenemos insomnio y no descansamos se producen alteraciones en el estado de ánimo como irritabilidad o nerviosismo, cansancio físico y cansancio mental, dificultades de concentración, pérdida de memoria, depresión, problemas de ansiedad… es decir, nuestro día a día se ve gravemente afectado por el insomnio y, si este problema se mantiene en el tiempo, es nuestra salud la que puede verse resentida. 

Este problema puede estar presente durante días, semanas o meses, por lo que si te encuentras en esta situación te recomendamos acudir a un psicólogo para solucionarlo.